facebook-TNI Teléfono-TNI Whatsapp-TNI Registro-TNI
=
  • Inicio
  • Empresa
  • Productos
  • FAQ
  • Contacto
  • Videos
  • Tecnología

    Inicio

    >>

    Tecnología

    >>

    Micorriza

  • Biofungicida / biofertilizante foliar
  • Micorriza
  • Bacterias benéficas
  • Bioinsecticida
  • Micorriza

    Endomicorriza

    Ectomicorriza

    El término “micorriza” combina las palabras griegas mukés (hongo) y rhiza (raíz). Micorriza es la asociación entre un hongo y una raíz de una planta con beneficios para ambos socios. En esta simbiosis la planta proporciona al hongo azúcares indispensables para su sobrevivencia y el hongo por su parte ayuda a la raíz de la planta a obtener agua y nutrientes del suelo.

    Forma de actuar de la micorriza

    Algunas plantas no pueden vivir sin raíces micorrizadas, mientras que otras plantas no necesitan hongos micorrícicos. Por ejemplo, la mayor parte de la familia de las brasicáceas, como son el brócoli, la coliflor y la col no forman micorrizas. No contando las pocas excepciones, toda la vida vegetal depende de la asociación entre estos hongos y las raíces. Los hongos micorrícicos exploran el suelo por medio de hifas que funcionan como sus “raíces”. Estas “raíces” son extremadamente finas y entran en todo tipo de fisuras y cavidades pequeñas del suelo. Es aquí donde se encuentran los minerales que no ha podido aprovechar la planta. Apoyado por las rizobacterias, la micorriza solubiliza estos nutrientes y los canaliza a las raíces de las plantas.

    Nuestros productos contienen cepas altamente seleccionadas de hongos endomicorrícicos que colonizan rápidamente las raíces de un amplio rango de especies de plantas. Se combinan con otros hongos benéficos (Trichoderma), bacterias benéficas y bioestimulantes como ácidos fúlvicos, extractos solubles de algas marinas, yuca y acondicionadores orgánicos del suelo para promover el desarrollo rápido de las raíces. Los resultados son una mayor sobrevivencia, un aumento en las tasas de crecimiento y menor necesidad de riego.

    La fuente de alimentos para la micorriza proviene de la planta. Si algún factor externo disminuye esta fuente, la micorriza se vuelve más activa y agresiva para proporcionar más nutrientes. Por esta razón, la planta se beneficia de raíces micorrizadas en condiciones de estrés. Independientemente del problema que tiene que enfrentar la planta, las micorrizas han evolucionado para mitigar las condiciones adversas (sequía, calor, altos grados de salinidad, viento, incendios, heladas, parásitos u otros organismos patógenos). La micorriza es un fenómeno natural que demuestra la gran mayoría de especies de plantas desde hace más de cuatrocientos millones de años.

    Importancia de inocular

    Esta parte importante de un sistema de absorción se ha ignorado casi por completo en las prácticas tradicionales de la agricultura y los viveros forestales. En el pasado, se ha dado poca atención al tema de la micorriza en cursos de horticultura a nivel universitario y en escuelas técnicas. Se había dado poca atención al estado natural de salud de las plantas porque un viverista típico tiene una alta presión comercial para producir grandes cantidades de plantas. Como consecuencia de estas prácticas, los viveros han producido y comercializado plantas que no son micorrizadas. Sin la asociación micorrícica las plantas son más frágiles y requieren de apoyos intensos.

    Las condiciones ambientales en un cultivo productivo o en plantaciones comerciales no son óptimas. Con frecuencia, el trasplante causa un choque grave para las plántulas. Normalmente la razón es la falta de agua, pero hay muchos factores adicionales que juegan un papel importante de estrés, como son el calor, un momento inoportuno en la temporada y condiciones adversas del suelo. La mayoría de las plántulas crecidas en viveros tienen sistemas naturales insuficientes para enfrentar estos problemas.

    Las raíces micorrizadas se establecen más rápido y su aportación de nutrientes para la planta es más completa. Por otra parte, la actividad microbiana en el suelo merece más atención. En ausencia de un equilibrio microbiano se pierde la oportunidad de aprovechar los minerales naturales que integran el suelo.

    Diferentes tipos de micorriza

    Existen varios tipos de micorriza, de los cuales nuestra empresa ofrece hongos formadores de endomicorrizas y hongos formadores de ectomicorrizas

    Las hifas de un hongo endomicorrícico penetran las paredes de las células de la raíz de la planta. Se alinean a las membranas de las células y forman vesículas alimenticias y estructuras arbusculares de grandes superficies para el intercambio de minerales y carbohidratos. Gracias a estas estructuras los hongos también se conocen como formadores de micorrizas arbusculares AM (antes conocido como micorrizas vesiculoarbusculares). Una raíz endomicorrizada no puede distinguirse a simple vista de una raíz no micorrizada sin la ayuda de un microscopio y técnicas especiales de tinción diferencial.

    Nuestros productos contienen cepas altamente seleccionadas de hongos endomicorrícicos que colonizan rápidamente las raíces de un amplio rango de especies de plantas. Se combinan con otros hongos benéficos (Trichoderma), bacterias benéficas y bioestimulantes como ácidos fúlvicos, extractos solubles de algas marinas, yuca y acondicionadores orgánicos del suelo para promover el desarrollo rápido de los microorganismos. Los resultados son una mayor sobrevivencia, un aumento en las tasas de crecimiento y menor necesidad de riego.

    Esporas de endomicorriza de incubación

    Las esporas de los hongos endomicorrícicos se producen por medio de incubación en las condiciones estériles de un laboratorio.

    Esto representa un avance tecnológico importante porque tradicionalmente estos hongos se habían producido adentro de raíces de plantas. La producción en cámaras industriales modernas de incubación ofrece múltiples ventajas sobre el sistema tradicional:

    1. El inóculo es puro y nunca contaminado por otros microorganismos. Esto es especialmente importante para el éxito de cultivos de verduras de alta tecnología, como por ejemplo, en jitomates hidropónicos.

    2. Las esporas están separadas lo que permite una dispersión homogénea entre las cavidades de charolas de germinación. Esto le da la oportunidad al hongo de entrar en contacto con más plántulas en una charola de germinación. Como resultado, al momento del transplante al campo más plantas están micorrizadas.

    3. Es fácil de diluir en agua y aplicar: el diámetro de 85% de las esporas es menor a 100 micras (0.1mm) lo que posibilita su aplicación por sistemas de irrigación.

    Hongos benéficos que viven alrededor de la superficie de la raíz de coníferas y algunos árboles latifoliados, como por ejemplo los encinos. Los hongos abastecen minerales del suelo y facilitan la toma de agua por parte de la raíz, aumentando la resistencia de la planta e incrementando la tasa de sobrevivencia en una plantación forestal.

    A diferencia de los hongos formadores de endomicorriza, las hifas de estos hongos no penetran las paredes de las células de la raíz de la planta.

    Una raíz ectomicorrizada se puede distinguir fácilmente de una no ectomicorrizada, ya que los hongos de una ectomicorrización son visibles alrededor de la raíz.

    Los inoculantes contienen cepas altamente seleccionadas de hongos ectomicorrícicos que colonizan rápidamente las raíces de un amplio rango de especies de plantas durante y después del período de establecimiento del trasplante. Los inóculos ectomicorrícicos están combinados con otros hongos benéficos (Trichoderma), ácidos húmicos, bioestimulantes, bacterias benéficas, extractos solubles de algas marinas, yuca y acondicionadores orgánicos del suelo para promover el desarrollo rápido de las raíces.

    =

    Tecnología

    Micorriza

    Endomicorriza

    Ectomicorriza

    El término “micorriza” combina las palabras griegas mukés (hongo) y rhiza (raíz). Micorriza es la asociación entre un hongo y una raíz de una planta con beneficios para ambos socios. En esta simbiosis la planta proporciona al hongo azúcares indispensables para su sobrevivencia y el hongo por su parte ayuda a la raíz de la planta a obtener agua y nutrientes del suelo.

    Forma de actuar de la micorriza

    Algunas plantas no pueden vivir sin raíces micorrizadas, mientras que otras plantas no necesitan hongos micorrícicos. Por ejemplo, la mayor parte de la familia de las brasicáceas, como son el brócoli, la coliflor y la col no forman micorrizas. No contando las pocas excepciones, toda la vida vegetal depende de la asociación entre estos hongos y las raíces. Los hongos micorrícicos exploran el suelo por medio de hifas que funcionan como sus “raíces”. Estas “raíces” son extremadamente finas y entran en todo tipo de fisuras y cavidades pequeñas del suelo. Es aquí donde se encuentran los minerales que no ha podido aprovechar la planta. Apoyado por las rizobacterias, la micorriza solubiliza estos nutrientes y los canaliza a las raíces de las plantas.

    Nuestros productos contienen cepas altamente seleccionadas de hongos endomicorrícicos que colonizan rápidamente las raíces de un amplio rango de especies de plantas. Se combinan con otros hongos benéficos (Trichoderma), bacterias benéficas y bioestimulantes como ácidos fúlvicos, extractos solubles de algas marinas, yuca y acondicionadores orgánicos del suelo para promover el desarrollo rápido de las raíces. Los resultados son una mayor sobrevivencia, un aumento en las tasas de crecimiento y menor necesidad de riego.

    La fuente de alimentos para la micorriza proviene de la planta. Si algún factor externo disminuye esta fuente, la micorriza se vuelve más activa y agresiva para proporcionar más nutrientes. Por esta razón, la planta se beneficia de raíces micorrizadas en condiciones de estrés. Independientemente del problema que tiene que enfrentar la planta, las micorrizas han evolucionado para mitigar las condiciones adversas (sequía, calor, altos grados de salinidad, viento, incendios, heladas, parásitos u otros organismos patógenos). La micorriza es un fenómeno natural que demuestra la gran mayoría de especies de plantas desde hace más de cuatrocientos millones de años.

    Importancia de inocular

    Esta parte importante de un sistema de absorción se ha ignorado casi por completo en las prácticas tradicionales de la agricultura y los viveros forestales. En el pasado, se ha dado poca atención al tema de la micorriza en cursos de horticultura a nivel universitario y en escuelas técnicas. Se había dado poca atención al estado natural de salud de las plantas porque un viverista típico tiene una alta presión comercial para producir grandes cantidades de plantas. Como consecuencia de estas prácticas, los viveros han producido y comercializado plantas que no son micorrizadas. Sin la asociación micorrícica las plantas son más frágiles y requieren de apoyos intensos.

    Las condiciones ambientales en un cultivo productivo o en plantaciones comerciales no son óptimas. Con frecuencia, el trasplante causa un choque grave para las plántulas. Normalmente la razón es la falta de agua, pero hay muchos factores adicionales que juegan un papel importante de estrés, como son el calor, un momento inoportuno en la temporada y condiciones adversas del suelo. La mayoría de las plántulas crecidas en viveros tienen sistemas naturales insuficientes para enfrentar estos problemas.

    Las raíces micorrizadas se establecen más rápido y su aportación de nutrientes para la planta es más completa. Por otra parte, la actividad microbiana en el suelo merece más atención. En ausencia de un equilibrio microbiano se pierde la oportunidad de aprovechar los minerales naturales que integran el suelo.

    Diferentes tipos de micorriza

    Existen varios tipos de micorriza, de los cuales nuestra empresa ofrece hongos formadores de endomicorrizas y hongos formadores de ectomicorrizas

    Las hifas de un hongo endomicorrícico penetran las paredes de las células de la raíz de la planta. Se alinean a las membranas de las células y forman vesículas alimenticias y estructuras arbusculares de grandes superficies para el intercambio de minerales y carbohidratos. Gracias a estas estructuras los hongos también se conocen como formadores de micorrizas arbusculares AM (antes conocido como micorrizas vesiculoarbusculares). Una raíz endomicorrizada no puede distinguirse a simple vista de una raíz no micorrizada sin la ayuda de un microscopio y técnicas especiales de tinción diferencial.

    Nuestros productos contienen cepas altamente seleccionadas de hongos endomicorrícicos que colonizan rápidamente las raíces de un amplio rango de especies de plantas. Se combinan con otros hongos benéficos (Trichoderma), bacterias benéficas y bioestimulantes como ácidos fúlvicos, extractos solubles de algas marinas, yuca y acondicionadores orgánicos del suelo para promover el desarrollo rápido de los microorganismos. Los resultados son una mayor sobrevivencia, un aumento en las tasas de crecimiento y menor necesidad de riego.

    Esporas de endomicorriza de incubación

    Las esporas de los hongos endomicorrícicos se producen por medio de incubación en las condiciones estériles de un laboratorio.

    Esto representa un avance tecnológico importante porque tradicionalmente estos hongos se habían producido adentro de raíces de plantas. La producción en cámaras industriales modernas de incubación ofrece múltiples ventajas sobre el sistema tradicional:

    1. El inóculo es puro y nunca contaminado por otros microorganismos. Esto es especialmente importante para el éxito de cultivos de verduras de alta tecnología, como por ejemplo, en jitomates hidropónicos.

    2. Las esporas están separadas lo que permite una dispersión homogénea entre las cavidades de charolas de germinación. Esto le da la oportunidad al hongo de entrar en contacto con más plántulas en una charola de germinación. Como resultado, al momento del transplante al campo más plantas están micorrizadas.

    3. Es fácil de diluir en agua y aplicar: el diámetro de 85% de las esporas es menor a 100 micras (0.1mm) lo que posibilita su aplicación por sistemas de irrigación.

    Hongos benéficos que viven alrededor de la superficie de la raíz de coníferas y algunos árboles latifoliados, como por ejemplo los encinos. Los hongos abastecen minerales del suelo y facilitan la toma de agua por parte de la raíz, aumentando la resistencia de la planta e incrementando la tasa de sobrevivencia en una plantación forestal.

    A diferencia de los hongos formadores de endomicorriza, las hifas de estos hongos no penetran las paredes de las células de la raíz de la planta.

    Una raíz ectomicorrizada se puede distinguir fácilmente de una no ectomicorrizada, ya que los hongos de una ectomicorrización son visibles alrededor de la raíz.

    Los inoculantes contienen cepas altamente seleccionadas de hongos ectomicorrícicos que colonizan rápidamente las raíces de un amplio rango de especies de plantas durante y después del período de establecimiento del trasplante. Los inóculos ectomicorrícicos están combinados con otros hongos benéficos (Trichoderma), ácidos húmicos, bioestimulantes, bacterias benéficas, extractos solubles de algas marinas, yuca y acondicionadores orgánicos del suelo para promover el desarrollo rápido de las raíces.