facebook-TNI Teléfono-TNI Whatsapp-TNI Registro-TNI
=
  • Inicio
  • Empresa
  • Productos
  • FAQ
  • Contacto
  • Videos
  • FAQ

    Inicio

    >>

    Preguntas frecuentes (FAQ)

    >>

    Eficacia

  • Aplicación
  • Eficacia
  • Compatibilidad
  • Durabilidad
  • Calidad
  • Seguridad
  • Descargar FAQ
  • Aplicación
  • Eficacia
  • Compatibilidad
  • Durabilidad
  • Calidad
  • Seguridad
  • Descargar FAQ
  • Microorganismos para el tratamiento de raíces:

    Hongos micorrícicos, Trichoderma y bacterias benéficas (PGPR)

    En esta sección se contestan preguntas frecuentes sobre nuestros microorganismos para el tratamiento de raíces en cuanto a su aplicación, eficacia, compatibilidad, durabilidad, calidad y seguridad.

    ¿Se puede garantizar la eficacia?

    El objetivo principal de nuestros microorganismos es fortalecer y mantener la salud de la planta. Por ejemplo, un biofungicida es capaz de bajar la concentración de un hongo patógeno del suelo pero no lo erradica por completo. Sin embargo, los restos que quedan del patógeno no pueden causar daño por la acción protectora del microorganismo. Nuestra meta no es la destrucción total del hongo patógeno a costo de la salud de la planta. Más bien, evitamos daños y alcanzamos rendimientos máximos al tener plantas saludables.

    La aplicación de sustancias químicas tradicionales obedece a un pensamiento monocausal. Por ejemplo, si el color de las hojas es amarillento por la falta de nitrógeno, se fertiliza con nitrógeno y las hojas se ponen verdes.

    Los de microorganismos tienen múltiples mecanismos de acción y sus interacciones son muy diversas. El trabajo con estos sistemas complejos está determinado por un razonamiento holístico y no por simples pensamientos lineales. Esta es la razón por la cual en la práctica muchas veces no es posible predecir la eficacia de una aplicación con exactitud cuantificable. Lo que se busca es la suma de muchos efectos positivos por los productos biológicos que puede superar los resultados de un tratamiento puramente químico.

    ¿Productos biológicos son igual de eficaces como productos químicos?

    Muchas veces nuestros concentrados biológicos de alta calidad – bien aplicados – obtienen como mínimo los mismos resultados que los productos químicos tradicionales.

    Contrario al trabajo con plaguicidas químicos curativos, el control biológico hace énfasis en la prevención. La aplicación de los microorganismos antagónicos del producto BactivaMR puede resultar en una mejora significativa en suelos altamente contaminados por hongos patógenos que ya no se pueden cultivar sin el apoyo masivo de fungicidas tradicionales. Adicionar especies que inhiben el crecimiento de patógenos por vías muy diferentes a las que actúan los fungicidas químicos representan un cambio abrupto en la estrategia de supresión. Esto generalmente resulta en un control adecuado y la reducción del daño directo por el patógeno.

    Además, a menudo se obtiene un rendimiento más alto porque las plantas no se tienen que desintoxicar de productos químicos a través de procesos metabólicos energéticamente costosos.

    Es recomendable buscar una asesoría inicial al evaluar cuánto producto químico se puede reemplazar por un producto biológico. Posteriormente, nuestros asesores ayudan en la adecuación de las aplicaciones recomendadas, basándose en los efectos observados por el usuario.

    Fertilización

    Biofertilizantes no pueden reemplazar los fertilizantes químicos por completo en la producción intensiva de plantas de alto rendimiento.

    Bacterias fijadoras de nitrógeno solamente pueden incorporar una cantidad limitada de nitrógeno (hasta un máximo de 70kg/Ha). Sin embargo, son eficientes en el traspaso del nitrógeno asimilado a la planta y no pierden la mayoría como es el caso en la fertilización química.

    Microorganismos hacen accesible fósforo y potasio para la planta pero no pueden fijar estos elementos del aíre o crearlos “de la nada”. Por esta razón solamente pueden ayudar a reemplazar fertilizantes químicos en lugares donde se encuentran cantidades suficientes de estos elementos bloqueados en el suelo. En estos suelos están inaccesibles para las plantas, es decir, están presentes en forma poco soluble o insoluble. Los microorganismos no pueden aportar estos elementos en sustratos artificiales sin fertilización mineral adicional.

    ¿Si los microorganismos son capaces de prevenir enfermedades, entonces por qué no siempre lo dice en el empaque?

    Legalmente, un producto tiene que someterse a un proceso costoso de registro para que se pueda mencionar una acción de plaguicida en su etiqueta. Esto puede implicar la inversión de todo un patrimonio sin que exista una garantía para la aprobación o el éxito comercial en el mercado. Estos altos costos y el riesgo empresarial asociado por lo regular no tienen sentido frente a los bajos niveles actuales de ventas en el sector del control biológico.

    Entretanto, muchos productos se declaran como “mejoradores de suelos” o “biofortificantes”, sin el derecho de mencionar efectos de plaguicidas en la etiqueta.

    ¿En cuáles temperaturas los microorganismos son especialmente eficaces? ¿En cuáles temperaturas no son eficaces?

    El desarrollo de nuestros microorganismos alcanza su óptimo en temperaturas elevadas (entre 25°C y 35°C). Temperaturas aún más altas pueden inhibir su crecimiento. Superando los 42°C puede resultar en su muerte por ocasionar daños irreversibles de sus proteínas (coagulación).

    Al almacenar y aplicar los microorganismos contenidos en nuestros productos hay que asegurar que nunca se expongan a temperaturas arriba de los 40°C. Este calor se puede alcanzar fácilmente en la delantera de un coche en verano o en la tubería de un sistema de riego.

    Trichoderma por lo regular deja de crecer en temperaturas inferiores a 10°C. Aún así, siempre se logran buenos resultados en cultivos de latitudes templadas, probablemente porque la actividad de los hongos patógenos también está restringida en temperaturas bajas.

    La mayoría de nuestros microorganismos no debería almacenarse por debajo del punto de congelación porque en estas condiciones pueden crecer cristales de hielo adentro de las células que rompen sus membranas.

    Las condiciones que son propicias para el crecimiento de las plantas por lo general también son benignas para los microorganismos contenidos en nuestros productos. Esto incluye el rango de temperaturas. Microorganismos que toleran ambientes fríos y calientes le apoyan a la planta en la superación de temperaturas extremas.

    ¿Cómo se averigua si la aplicación de los microorganismos fue exitosa?

    Una raíz tratada con BactivaMR tiende a estar más abundante y de color más claro y cuenta con más pelos absorbentes. El cepellón retiene más tierra cuando se sacude. La relación entre la masa de la raíz y la masa de la parte foliar se cambia a favor de un sistema radicular más vigoroso.

    Plantas tratadas con BactivaMR y EndosporMR toleran mejor los trasplantes, las condiciones ambientales adversas y la carencia de nutrientes. Son más resistentes contra patógenos del suelo y también con frecuencia sufren menos daños por patógenos de la parte foliar. Generan mayor rendimiento. Son más longevos y capaces de producir durante más tiempo.

    Aparte de estas consecuencias visibles para el usuario, es posible demostrar la presencia de los microorganismos directamente con métodos de laboratorio.

    No todas las raíces crecen más cuando se inoculan con hongos micorrícicos. A diferencia de la ectomicorriza, la endomicorriza casi siempre queda imperceptible para la vista. El grado de micorrización de la raíz se mide con métodos complicados. Sin embargo, por lo regular la presencia de un micelio bien desarrollado en el suelo es más importante para el éxito del tratamiento que el grado de micorrización de la raíz.

    Con el microscopio se pueden encontrar altas concentraciones de nuestras cepas de Trichoderma en la cercanía inmediata de la raíz durante un periodo de varias semanas después del tratamiento con BactivaMR. Entre mayor sea su concentración, mejor protegen contra hongos causantes de pudrición.

    La experiencia en la práctica señala que suelos y sustratos tratados con microorganismos antagónicos pueden seguir manteniendo concentraciones relativamente altas de hongos patógenos, aunque esto no ocasione enfermedades.

    ¿Cuánto fertilizante se puede ahorrar con la aplicación de fijadoras de nitrógeno y solubilizadoras de fósforo?

    La demanda nutricional de un cultivo depende de muchos factores, como por ejemplo el contenido de los macro y microelementos en el suelo disponibles para la planta, los requerimientos específicos del cultivo, su fase fenológica, el sistema de producción y el rendimiento que se espera. Una recomendación de fertilización debería contemplar todas estas consideraciones y basarse en análisis químicos.

    Por lo anterior, es imposible emitir recomendaciones generalizadas para el ahorro de fertilizantes cuando se aplican hongos micorrícicos en combinación con rizobacterias (p.ej. los productos: EndosporMR33, FosfonatMR y EndosporMRDry Mix). Aún así ha dado buenos resultados bajar las cantidades de nitrógeno y fósforo para cultivos agrícolas por 20% en el primer año. Si los rendimientos no disminuyen, se puede bajar la fertilización en los siguientes años por 30% y finalmente por un máximo de 40%.

    Desconfíe en promesas exageradas de sustituir el programa entero de nutrición química y orgánica por el uso de microorganismos. Por favor asesórese con nuestro personal capacitado durante varios ciclos del cultivo al planear el ahorro en el programa de fertilización.

    ¿Por cuánto se aumenta el rendimiento por la aplicación de microorganismos?

    Una cifra que se reporta con frecuencia en la práctica indica un rendimiento adicional de entre 5% y 10% en cultivos agrícolas después de la aplicación de EndosporMR33, FosfonatMR o EndosporMRDry Mix. Sin embargo, es preferible no generalizar al igual que en la discusión sobre el programa de fertilización.

    La experiencia indica que los aumentos en el rendimiento son relativamente grandes cuando el rendimiento del cultivo está por debajo de su potencial genético. Una producción de maíz que normalmente rinde 6ton/Ha se aumenta por un 10%, mientras que el rendimiento de un cultivo de maíz que ya regularmente produce 12ton/Ha difícilmente se puede subir por más de 5%.

    =

    FAQ

    Microorganismos para el tratamiento de raíces:

    Hongos micorrícicos, Trichoderma y bacterias benéficas (PGPR)

    En esta sección se contestan preguntas frecuentes sobre nuestros microorganismos para el tratamiento de raíces en cuanto a su aplicación, eficacia, compatibilidad, durabilidad, calidad y seguridad.

    ¿Se puede garantizar la eficacia?

    El objetivo principal de nuestros microorganismos es fortalecer y mantener la salud de la planta. Por ejemplo, un biofungicida es capaz de bajar la concentración de un hongo patógeno del suelo pero no lo erradica por completo. Sin embargo, los restos que quedan del patógeno no pueden causar daño por la acción protectora del microorganismo. Nuestra meta no es la destrucción total del hongo patógeno a costo de la salud de la planta. Más bien, evitamos daños y alcanzamos rendimientos máximos al tener plantas saludables.

    La aplicación de sustancias químicas tradicionales obedece a un pensamiento monocausal. Por ejemplo, si el color de las hojas es amarillento por la falta de nitrógeno, se fertiliza con nitrógeno y las hojas se ponen verdes.

    Los de microorganismos tienen múltiples mecanismos de acción y sus interacciones son muy diversas. El trabajo con estos sistemas complejos está determinado por un razonamiento holístico y no por simples pensamientos lineales. Esta es la razón por la cual en la práctica muchas veces no es posible predecir la eficacia de una aplicación con exactitud cuantificable. Lo que se busca es la suma de muchos efectos positivos por los productos biológicos que puede superar los resultados de un tratamiento puramente químico.

    ¿Productos biológicos son igual de eficaces como productos químicos?

    Muchas veces nuestros concentrados biológicos de alta calidad – bien aplicados – obtienen como mínimo los mismos resultados que los productos químicos tradicionales.

    Contrario al trabajo con plaguicidas químicos curativos, el control biológico hace énfasis en la prevención. La aplicación de los microorganismos antagónicos del producto BactivaMR puede resultar en una mejora significativa en suelos altamente contaminados por hongos patógenos que ya no se pueden cultivar sin el apoyo masivo de fungicidas tradicionales. Adicionar especies que inhiben el crecimiento de patógenos por vías muy diferentes a las que actúan los fungicidas químicos representan un cambio abrupto en la estrategia de supresión. Esto generalmente resulta en un control adecuado y la reducción del daño directo por el patógeno.

    Además, a menudo se obtiene un rendimiento más alto porque las plantas no se tienen que desintoxicar de productos químicos a través de procesos metabólicos energéticamente costosos.

    Es recomendable buscar una asesoría inicial al evaluar cuánto producto químico se puede reemplazar por un producto biológico. Posteriormente, nuestros asesores ayudan en la adecuación de las aplicaciones recomendadas, basándose en los efectos observados por el usuario.

    Fertilización

    Biofertilizantes no pueden reemplazar los fertilizantes químicos por completo en la producción intensiva de plantas de alto rendimiento.

    Bacterias fijadoras de nitrógeno solamente pueden incorporar una cantidad limitada de nitrógeno (hasta un máximo de 70kg/Ha). Sin embargo, son eficientes en el traspaso del nitrógeno asimilado a la planta y no pierden la mayoría como es el caso en la fertilización química.

    Microorganismos hacen accesible fósforo y potasio para la planta pero no pueden fijar estos elementos del aíre o crearlos “de la nada”. Por esta razón solamente pueden ayudar a reemplazar fertilizantes químicos en lugares donde se encuentran cantidades suficientes de estos elementos bloqueados en el suelo. En estos suelos están inaccesibles para las plantas, es decir, están presentes en forma poco soluble o insoluble. Los microorganismos no pueden aportar estos elementos en sustratos artificiales sin fertilización mineral adicional.

    ¿Si los microorganismos son capaces de prevenir enfermedades, entonces por qué no siempre lo dice en el empaque?

    Legalmente, un producto tiene que someterse a un proceso costoso de registro para que se pueda mencionar una acción de plaguicida en su etiqueta. Esto puede implicar la inversión de todo un patrimonio sin que exista una garantía para la aprobación o el éxito comercial en el mercado. Estos altos costos y el riesgo empresarial asociado por lo regular no tienen sentido frente a los bajos niveles actuales de ventas en el sector del control biológico.

    Entretanto, muchos productos se declaran como “mejoradores de suelos” o “biofortificantes”, sin el derecho de mencionar efectos de plaguicidas en la etiqueta.

    ¿En cuáles temperaturas los microorganismos son especialmente eficaces? ¿En cuáles temperaturas no son eficaces?

    El desarrollo de nuestros microorganismos alcanza su óptimo en temperaturas elevadas (entre 25°C y 35°C). Temperaturas aún más altas pueden inhibir su crecimiento. Superando los 42°C puede resultar en su muerte por ocasionar daños irreversibles de sus proteínas (coagulación).

    Al almacenar y aplicar los microorganismos contenidos en nuestros productos hay que asegurar que nunca se expongan a temperaturas arriba de los 40°C. Este calor se puede alcanzar fácilmente en la delantera de un coche en verano o en la tubería de un sistema de riego.

    Trichoderma por lo regular deja de crecer en temperaturas inferiores a 10°C. Aún así, siempre se logran buenos resultados en cultivos de latitudes templadas, probablemente porque la actividad de los hongos patógenos también está restringida en temperaturas bajas.

    La mayoría de nuestros microorganismos no debería almacenarse por debajo del punto de congelación porque en estas condiciones pueden crecer cristales de hielo adentro de las células que rompen sus membranas.

    Las condiciones que son propicias para el crecimiento de las plantas por lo general también son benignas para los microorganismos contenidos en nuestros productos. Esto incluye el rango de temperaturas. Microorganismos que toleran ambientes fríos y calientes le apoyan a la planta en la superación de temperaturas extremas.

    ¿Cómo se averigua si la aplicación de los microorganismos fue exitosa?

    Una raíz tratada con BactivaMR tiende a estar más abundante y de color más claro y cuenta con más pelos absorbentes. El cepellón retiene más tierra cuando se sacude. La relación entre la masa de la raíz y la masa de la parte foliar se cambia a favor de un sistema radicular más vigoroso.

    Plantas tratadas con BactivaMR y EndosporMR toleran mejor los trasplantes, las condiciones ambientales adversas y la carencia de nutrientes. Son más resistentes contra patógenos del suelo y también con frecuencia sufren menos daños por patógenos de la parte foliar. Generan mayor rendimiento. Son más longevos y capaces de producir durante más tiempo.

    Aparte de estas consecuencias visibles para el usuario, es posible demostrar la presencia de los microorganismos directamente con métodos de laboratorio.

    No todas las raíces crecen más cuando se inoculan con hongos micorrícicos. A diferencia de la ectomicorriza, la endomicorriza casi siempre queda imperceptible para la vista. El grado de micorrización de la raíz se mide con métodos complicados. Sin embargo, por lo regular la presencia de un micelio bien desarrollado en el suelo es más importante para el éxito del tratamiento que el grado de micorrización de la raíz.

    Con el microscopio se pueden encontrar altas concentraciones de nuestras cepas de Trichoderma en la cercanía inmediata de la raíz durante un periodo de varias semanas después del tratamiento con BactivaMR. Entre mayor sea su concentración, mejor protegen contra hongos causantes de pudrición.

    La experiencia en la práctica señala que suelos y sustratos tratados con microorganismos antagónicos pueden seguir manteniendo concentraciones relativamente altas de hongos patógenos, aunque esto no ocasione enfermedades.

    ¿Cuánto fertilizante se puede ahorrar con la aplicación de fijadoras de nitrógeno y solubilizadoras de fósforo?

    La demanda nutricional de un cultivo depende de muchos factores, como por ejemplo el contenido de los macro y microelementos en el suelo disponibles para la planta, los requerimientos específicos del cultivo, su fase fenológica, el sistema de producción y el rendimiento que se espera. Una recomendación de fertilización debería contemplar todas estas consideraciones y basarse en análisis químicos.

    Por lo anterior, es imposible emitir recomendaciones generalizadas para el ahorro de fertilizantes cuando se aplican hongos micorrícicos en combinación con rizobacterias (p.ej. los productos: EndosporMR33, FosfonatMR y EndosporMRDry Mix). Aún así ha dado buenos resultados bajar las cantidades de nitrógeno y fósforo para cultivos agrícolas por 20% en el primer año. Si los rendimientos no disminuyen, se puede bajar la fertilización en los siguientes años por 30% y finalmente por un máximo de 40%.

    Desconfíe en promesas exageradas de sustituir el programa entero de nutrición química y orgánica por el uso de microorganismos. Por favor asesórese con nuestro personal capacitado durante varios ciclos del cultivo al planear el ahorro en el programa de fertilización.

    ¿Por cuánto se aumenta el rendimiento por la aplicación de microorganismos?

    Una cifra que se reporta con frecuencia en la práctica indica un rendimiento adicional de entre 5% y 10% en cultivos agrícolas después de la aplicación de EndosporMR33, FosfonatMR o EndosporMRDry Mix. Sin embargo, es preferible no generalizar al igual que en la discusión sobre el programa de fertilización.

    La experiencia indica que los aumentos en el rendimiento son relativamente grandes cuando el rendimiento del cultivo está por debajo de su potencial genético. Una producción de maíz que normalmente rinde 6ton/Ha se aumenta por un 10%, mientras que el rendimiento de un cultivo de maíz que ya regularmente produce 12ton/Ha difícilmente se puede subir por más de 5%.