facebook-TNI Teléfono-TNI Whatsapp-TNI Registro-TNI
=
  • Inicio
  • Empresa
  • Productos
  • FAQ
  • Contacto
  • Videos
  • FAQ

    Inicio

    >>

    Preguntas frecuentes (FAQ)

    >>

    Compatibilidad

  • Aplicación
  • Eficacia
  • Compatibilidad
  • Durabilidad
  • Calidad
  • Seguridad
  • Descargar FAQ
  • Aplicación
  • Eficacia
  • Compatibilidad
  • Durabilidad
  • Calidad
  • Seguridad
  • Descargar FAQ
  • Microorganismos para el tratamiento de raíces:

    Hongos micorrícicos, Trichoderma y bacterias benéficas (PGPR)

    En esta sección se contestan preguntas frecuentes sobre nuestros microorganismos para el tratamiento de raíces en cuanto a su aplicación, eficacia, compatibilidad, durabilidad, calidad y seguridad.

    ¿Nuestros microorganismos se pueden combinar con productos químicos?

    Las instrucciones para la aplicación de productos biológicos deberían contener una lista de compatibilidades que informa sobre las interacciones con plaguicidas y fertilizantes químicos. Esto es especialmente importante para la inclusión en un manejo integrado y cuando productos químicos se reemplazan paso por paso por alternativas biológicas.

    Los hongos benéficos de nuestros productos por lo regular son compatibles con insecticidas, herbicidas, antibióticos e incluso numerosos fungicidas. A veces se observa una ligera inhibición de su crecimiento por la acción de fungicidas. Por ejemplo, si un fungicida reduce el éxito de la colonización de nuestra cepa del hongo endomicorrícico Glomus intraradices, este fungicida se define como compatible mientras que la tasa de colonización no baje por menos de 80% de su valor normal.

    Altas concentraciones de fósforo (>40ppm en una solución nutritiva) pueden retrasar la colonización por hongos micorrícicos al grado que no se logra una colonización dentro del periodo corto de una producción de plantas. En algunos cultivos, como por ejemplo el trigo, se pueden obtener cosechas mayores en plantas micorrizadas cuando se aplica la mitad de fosfato.

    Las bacterias benéficas en nuestros productos toleran por lo regular insecticidas, herbicidas, fungicidas pero no antibióticos.

    Generalmente no es recomendable mezclar esporas de hongos y bacterias directamente con plaguicidas y fertilizantes en el mismo tanque. Se requiere especial cuidado en la aplicación de biocidas antimicrobiales con un espectro de acción amplio como son el cloro y el peróxido de hidrógeno.

    ¿Cuáles prácticas culturales se tienen que ajustar cuando se aplican microorganismos?

    Seguimos el objetivo de un manejo integrado del cultivo con un uso cada vez más importante de elementos microbiológicos, respetando buenas prácticas culturales. Nuestros productos se pueden combinar con la gran mayoría de productos químicos con la excepción de biocidas y algunos pocos fungicidas químicos. Esto permite su introducción paulatina sin renunciar por completo al uso de productos químicos de acción probada.

    A largo plazo aspiramos a reemplazar en su mayoría a los productos químicos por alternativas biológicas. Nos alegramos por cada cliente que queda convencido por los efectos de los microorganismos en el producto BactivaMR para renunciar por completo al uso de fungicidas químicos contra hongos causantes de la pudrición de raíces.

    Nuestros asesores acompañan esta creación de confianza paso por paso y por medio de un trato respetuoso. Sabemos que cambiar prácticas tradicionales por un manejo biológico siempre incluye una curva de aprendizaje en conjunto. En este proceso valoramos la experiencia acumulada en muchos años y desconfiamos de “soluciones” radicales.

    Prácticas recomendadas

    Se recomiendan prácticas culturales que mejoran la ecología y la fertilidad del suelo porque conllevan a la creación de humus e inhiben la propagación de patógenos. Esto incluye la adición de materia orgánica y bioestimulantes que promueven la vitalidad del suelo (compostas, humus de lombriz, extractos de pescado, ácidos húmicos y fúlvicos, extractos de algas y otros), la reducción de labores que roturen el suelo, la implementación de labranza de conservación, la observación de densidades de siembra adecuadas y la combinación de cultivos de invierno-verano. El programa de nutrición debería adecuarse a los resultados de análisis actualizados que también incluye los microelementos y la medición regular del pH y de la conductividad eléctrica. Nuestra asesoría incorpora los aspectos biológicos, químicos y orgánicos.

    ¿Cuáles plantas se benefician de la aplicación de nuestros microorganismos?

    Los microorganismos benéficos se asocian con las raíces de todas las plantas. Nuestro producto BactivaMR se puede usar en todos los cultivos. Incluso las raíces de epifitas como orquídeas, ornamentales se tratan habitualmente a nivel comercial. Como única excepción, nuestros microorganismos no son aptos para las plantas acuáticas.

    Los productos BactivaMR , EndosporMR y EctosporMR han sido aplicados comercialmente principalmente en los siguientes cultivos:

  • Frutas y verduras: jitomate, pimiento morrón, papa, lechuga, pepino, fresa, zarzamora, frambuesa, sandía…
  • Leguminosas: frijol, chícharo, soya, haba, garbanzo, cacahuate...
  • Granos: maíz, trigo, cebada, sorgo...
  • Ornamentales: noche buena, rosa, flores de corte …
  • Forestal/ frutales: pino, encino, durazno, aguacate, nogal …
  • Industriales: caña de azúcar, algodón, palma africana…
  • Espacios verdes: campos de golf, pastos deportivos, espacios verdes urbanos
  • Micorriza

    Algunas plantas no forman micorrizas. Esto incluye a especies de las familias de las brasicáceas (Brassicaceae), poligonáceas (Polygonaceae), Caryophyllaceae, crasuláceas (Crassulaceae) y Chenopodiaceae. También aplica para muchas plantas acuáticas o plantas asociadas con el agua, como por ejemplo las ciperáceas (Cyperaceae) y juncáceas (Juncaceae) y aparte a familias de plantas especiales, entre ellas plantas carnívoras y parasíticas.

    Estas plantas no se pueden tratar con EndosporMR. Sin embargo, todas se benefician de los microorganismos incluidos en BactivaMR (con la excepción de plantas acuáticas).

    Diferentes especies de plantas requieren de diferentes hongos formadores de micorriza. Según la participación de diferentes géneros de hongos se distingue entre varios tipos de micorriza (ectomicorrizas, ectendomicorrizas, micorrizas arbutoides, ericoides, VA-, orquídeoides y monotropoides).

    El tipo más frecuente es la micorriza VA (micorrizas vesículoarbusculares) que se forma sobretodo por hongos del género Glomus. Aquí se recomienda el producto EndosporMR.

    En el sector forestal se usa con frecuencia el producto EctosporMR que contiene los hongos formadores de ectomicorriza Pisolithus y Rhizopogon. Estos hongos colonizan las raíces de casi todas las coníferas así como muchos árboles latifoliados de las familias de las betuláceas (Betulaceae), fagáceas (Fagaceae), y salicáceas (Salicaceae).

    ¿Se puede aplicar una mezcla de Trichoderma y bacterias como Bacillus subtilis?

    El tema se discute en términos vehementes entre algunos especialistas. Basada en nuestras experiencias constatamos lo siguiente: Trichoderma y Bacillus subtilis se pueden hacer daño mutuamente en ocasiones por competencia, antagonismo e incluso parasitismo. Sin embargo, esta interacción negativa es más bien rara y normalmente bastante leve. Se sobrecompensa por las ventajas generales de una mezcla compleja. La combinación de varias especies de alto rendimiento en nuestros productos aumenta las probabilidades de éxito y los campos de acción en diferentes cultivos, ambientes y sistemas de producción.

    ¿Se pueden combinar diferentes productos de microorganismos?

    Una comunidad de especies es más estable cuando se compone de un mayor número de especies. Esta regla también aplica para las especies del suelo y el espacio que está bajo la influencia de las raíces, la rizósfera. El desarrollo de la planta se beneficia de una gran diversidad de microorganismos en la rizósfera, sobretodo al enfrentar condiciones adversas.

    Sin embargo, es posible que los microorganismos de diferentes productos comerciales entren en una relación antagónica. Por ejemplo, una bacteria fijadora de nitrógeno que no aporta mucho nitrógeno puede tener mucho éxito al competir con otra bacteria fijadora de nitrógeno que es de alto rendimiento. Finalmente, puede ocurrir que la especie de bajo rendimiento reemplace aquella de alto rendimiento.

    Para evitar esto, únicamente se deberían combinar productos que se complementen y que hayan comprobado su eficacia cada uno por separado. Al cumplir con estos requerimientos es probable que una combinación de productos supere la eficacia de un solo producto.

    ¿Los microorganismos se pueden combinar con todos los sustratos?

    La capacidad de un ser vivo de vivir, crecer y reproducirse en un amplio rango de factores como temperatura, acidez, altura y disponibilidad de agua se llama su amplitud ecológica. Por lo regular, los microorganismos cuentan con una amplitud ecológica más grande que las plantas, es decir pueden permanecer en lugares donde las plantas ya no sobreviven. Microorganismos que colonizan las raíces ayudan a las plantas a tolerar mejor las sequías y los extremos en pH y temperaturas. En otras palabras, ejercen un efecto amortiguador sobre las plantas y hacen crecer la amplitud ecológica de las plantas.

    Este hecho da respuesta a toda una serie de preguntas sobre qué es lo que requieren los microorganismos para vivir: Buenas condiciones de crecimiento para las plantas también son benignas para los microorganismos contenidos en nuestros productos. En consecuencia, los microorganismos se pueden combinar con todos los sustratos.

    No obstante, se debería averiguar por medio de ensayos en laboratorio si una solución o un sustrato son aptos para conservar mezclas de microorganismos por periodos largos.

    Por ejemplo, si nuestros hongos formadores de endomicorriza se almacenan mezclados con composta durante varias semanas, después es probable que ya no colonicen bien las raíces de plantas. Esto ocurre en tres cuarto de los casos, dependiendo del tipo de composta pero no es posible saber de antemano si una composta es compatible.

    Microorganismos que se alimentan de manera saprófita como Bacillus y Trichoderma pueden germinar y colonizar el sustrato cuando están en contacto con una cantidad de agua suficiente. Este avance en crecimiento es algo positivo, pero su población está en peligro de disminuir con un almacenamiento demasiado largo.

    =

    FAQ

    Microorganismos para el tratamiento de raíces:

    Hongos micorrícicos, Trichoderma y bacterias benéficas (PGPR)

    En esta sección se contestan preguntas frecuentes sobre nuestros microorganismos para el tratamiento de raíces en cuanto a su aplicación, eficacia, compatibilidad, durabilidad, calidad y seguridad.

    ¿Nuestros microorganismos se pueden combinar con productos químicos?

    Las instrucciones para la aplicación de productos biológicos deberían contener una lista de compatibilidades que informa sobre las interacciones con plaguicidas y fertilizantes químicos. Esto es especialmente importante para la inclusión en un manejo integrado y cuando productos químicos se reemplazan paso por paso por alternativas biológicas.

    Los hongos benéficos de nuestros productos por lo regular son compatibles con insecticidas, herbicidas, antibióticos e incluso numerosos fungicidas. A veces se observa una ligera inhibición de su crecimiento por la acción de fungicidas. Por ejemplo, si un fungicida reduce el éxito de la colonización de nuestra cepa del hongo endomicorrícico Glomus intraradices, este fungicida se define como compatible mientras que la tasa de colonización no baje por menos de 80% de su valor normal.

    Altas concentraciones de fósforo (>40ppm en una solución nutritiva) pueden retrasar la colonización por hongos micorrícicos al grado que no se logra una colonización dentro del periodo corto de una producción de plantas. En algunos cultivos, como por ejemplo el trigo, se pueden obtener cosechas mayores en plantas micorrizadas cuando se aplica la mitad de fosfato.

    Las bacterias benéficas en nuestros productos toleran por lo regular insecticidas, herbicidas, fungicidas pero no antibióticos.

    Generalmente no es recomendable mezclar esporas de hongos y bacterias directamente con plaguicidas y fertilizantes en el mismo tanque. Se requiere especial cuidado en la aplicación de biocidas antimicrobiales con un espectro de acción amplio como son el cloro y el peróxido de hidrógeno.

    ¿Cuáles prácticas culturales se tienen que ajustar cuando se aplican microorganismos?

    Seguimos el objetivo de un manejo integrado del cultivo con un uso cada vez más importante de elementos microbiológicos, respetando buenas prácticas culturales. Nuestros productos se pueden combinar con la gran mayoría de productos químicos con la excepción de biocidas y algunos pocos fungicidas químicos. Esto permite su introducción paulatina sin renunciar por completo al uso de productos químicos de acción probada.

    A largo plazo aspiramos a reemplazar en su mayoría a los productos químicos por alternativas biológicas. Nos alegramos por cada cliente que queda convencido por los efectos de los microorganismos en el producto BactivaMR para renunciar por completo al uso de fungicidas químicos contra hongos causantes de la pudrición de raíces.

    Nuestros asesores acompañan esta creación de confianza paso por paso y por medio de un trato respetuoso. Sabemos que cambiar prácticas tradicionales por un manejo biológico siempre incluye una curva de aprendizaje en conjunto. En este proceso valoramos la experiencia acumulada en muchos años y desconfiamos de “soluciones” radicales.

    Prácticas recomendadas

    Se recomiendan prácticas culturales que mejoran la ecología y la fertilidad del suelo porque conllevan a la creación de humus e inhiben la propagación de patógenos. Esto incluye la adición de materia orgánica y bioestimulantes que promueven la vitalidad del suelo (compostas, humus de lombriz, extractos de pescado, ácidos húmicos y fúlvicos, extractos de algas y otros), la reducción de labores que roturen el suelo, la implementación de labranza de conservación, la observación de densidades de siembra adecuadas y la combinación de cultivos de invierno-verano. El programa de nutrición debería adecuarse a los resultados de análisis actualizados que también incluye los microelementos y la medición regular del pH y de la conductividad eléctrica. Nuestra asesoría incorpora los aspectos biológicos, químicos y orgánicos.

    ¿Cuáles plantas se benefician de la aplicación de nuestros microorganismos?

    Los microorganismos benéficos se asocian con las raíces de todas las plantas. Nuestro producto BactivaMR se puede usar en todos los cultivos. Incluso las raíces de epifitas como orquídeas, ornamentales se tratan habitualmente a nivel comercial. Como única excepción, nuestros microorganismos no son aptos para las plantas acuáticas.

    Los productos BactivaMR , EndosporMR y EctosporMR han sido aplicados comercialmente principalmente en los siguientes cultivos:

  • Frutas y verduras: jitomate, pimiento morrón, papa, lechuga, pepino, fresa, zarzamora, frambuesa, sandía…
  • Leguminosas: frijol, chícharo, soya, haba, garbanzo, cacahuate...
  • Granos: maíz, trigo, cebada, sorgo...
  • Ornamentales: noche buena, rosa, flores de corte …
  • Forestal/ frutales: pino, encino, durazno, aguacate, nogal …
  • Industriales: caña de azúcar, algodón, palma africana…
  • Espacios verdes: campos de golf, pastos deportivos, espacios verdes urbanos
  • Micorriza

    Algunas plantas no forman micorrizas. Esto incluye a especies de las familias de las brasicáceas (Brassicaceae), poligonáceas (Polygonaceae), Caryophyllaceae, crasuláceas (Crassulaceae) y Chenopodiaceae. También aplica para muchas plantas acuáticas o plantas asociadas con el agua, como por ejemplo las ciperáceas (Cyperaceae) y juncáceas (Juncaceae) y aparte a familias de plantas especiales, entre ellas plantas carnívoras y parasíticas.

    Estas plantas no se pueden tratar con EndosporMR. Sin embargo, todas se benefician de los microorganismos incluidos en BactivaMR (con la excepción de plantas acuáticas).

    Diferentes especies de plantas requieren de diferentes hongos formadores de micorriza. Según la participación de diferentes géneros de hongos se distingue entre varios tipos de micorriza (ectomicorrizas, ectendomicorrizas, micorrizas arbutoides, ericoides, VA-, orquídeoides y monotropoides).

    El tipo más frecuente es la micorriza VA (micorrizas vesículoarbusculares) que se forma sobretodo por hongos del género Glomus. Aquí se recomienda el producto EndosporMR.

    En el sector forestal se usa con frecuencia el producto EctosporMR que contiene los hongos formadores de ectomicorriza Pisolithus y Rhizopogon. Estos hongos colonizan las raíces de casi todas las coníferas así como muchos árboles latifoliados de las familias de las betuláceas (Betulaceae), fagáceas (Fagaceae), y salicáceas (Salicaceae).

    ¿Se puede aplicar una mezcla de Trichoderma y bacterias como Bacillus subtilis?

    El tema se discute en términos vehementes entre algunos especialistas. Basada en nuestras experiencias constatamos lo siguiente: Trichoderma y Bacillus subtilis se pueden hacer daño mutuamente en ocasiones por competencia, antagonismo e incluso parasitismo. Sin embargo, esta interacción negativa es más bien rara y normalmente bastante leve. Se sobrecompensa por las ventajas generales de una mezcla compleja. La combinación de varias especies de alto rendimiento en nuestros productos aumenta las probabilidades de éxito y los campos de acción en diferentes cultivos, ambientes y sistemas de producción.

    ¿Se pueden combinar diferentes productos de microorganismos?

    Una comunidad de especies es más estable cuando se compone de un mayor número de especies. Esta regla también aplica para las especies del suelo y el espacio que está bajo la influencia de las raíces, la rizósfera. El desarrollo de la planta se beneficia de una gran diversidad de microorganismos en la rizósfera, sobretodo al enfrentar condiciones adversas.

    Sin embargo, es posible que los microorganismos de diferentes productos comerciales entren en una relación antagónica. Por ejemplo, una bacteria fijadora de nitrógeno que no aporta mucho nitrógeno puede tener mucho éxito al competir con otra bacteria fijadora de nitrógeno que es de alto rendimiento. Finalmente, puede ocurrir que la especie de bajo rendimiento reemplace aquella de alto rendimiento.

    Para evitar esto, únicamente se deberían combinar productos que se complementen y que hayan comprobado su eficacia cada uno por separado. Al cumplir con estos requerimientos es probable que una combinación de productos supere la eficacia de un solo producto.

    ¿Los microorganismos se pueden combinar con todos los sustratos?

    La capacidad de un ser vivo de vivir, crecer y reproducirse en un amplio rango de factores como temperatura, acidez, altura y disponibilidad de agua se llama su amplitud ecológica. Por lo regular, los microorganismos cuentan con una amplitud ecológica más grande que las plantas, es decir pueden permanecer en lugares donde las plantas ya no sobreviven. Microorganismos que colonizan las raíces ayudan a las plantas a tolerar mejor las sequías y los extremos en pH y temperaturas. En otras palabras, ejercen un efecto amortiguador sobre las plantas y hacen crecer la amplitud ecológica de las plantas.

    Este hecho da respuesta a toda una serie de preguntas sobre qué es lo que requieren los microorganismos para vivir: Buenas condiciones de crecimiento para las plantas también son benignas para los microorganismos contenidos en nuestros productos. En consecuencia, los microorganismos se pueden combinar con todos los sustratos.

    No obstante, se debería averiguar por medio de ensayos en laboratorio si una solución o un sustrato son aptos para conservar mezclas de microorganismos por periodos largos.

    Por ejemplo, si nuestros hongos formadores de endomicorriza se almacenan mezclados con composta durante varias semanas, después es probable que ya no colonicen bien las raíces de plantas. Esto ocurre en tres cuarto de los casos, dependiendo del tipo de composta pero no es posible saber de antemano si una composta es compatible.

    Microorganismos que se alimentan de manera saprófita como Bacillus y Trichoderma pueden germinar y colonizar el sustrato cuando están en contacto con una cantidad de agua suficiente. Este avance en crecimiento es algo positivo, pero su población está en peligro de disminuir con un almacenamiento demasiado largo.