Inicio » Tecnologías
Productos
Repelente orgánico Bio Crackᴹᴿ Plus

Compuestos químicos naturales que inducen una modificación del comportamiento de un insecto (semioquímicos). Estos compuestos se pueden dividir en dos clases:

  • Feromonas: Sustancias que operan entre los miembros de una especie
  • Aleloquímicos: Sustancias que operan entre miembros de diferentes especies

Las alomonas benefician al emisor
Ejemplo: un químico producido por una planta para inhibir la oviposición o alimentación por parte de un insecto fitófago.

Las kairomonas benefician al receptor
Ejemplo: un olor producido por una planta hospedera que ayuda a un parasitoide a encontrarla.

Las sinomonas benefician al emisor y receptor
Ejemplo: un compuesto volátil producido por una planta hospedera para atraer parasitoides cuando está atacada por insectos herbívoros.

Los insectos poseen órganos olfatorios extremadamente sensibles. Cuando los extractos vegetales que contienen estas sustancias volátiles se asperjan sobre la parte foliar de los cultivos, los insectos cambian su comportamiento. Las alomonas provenientes del ajo inducen una hiperexcitación, la repulsión y una disuasión de la alimentación en el insecto fitófago. Las sinomonas provenientes de la manzanilla y la ruda, que atraen insectos benéficos como polinizadores, predadores y parasitoides.

Los extractos vegetales no ocasionan fitotóxicidad, lo que constituye un factor de estrés común en los insecticidas convencionales. Se pueden combinar con insecticidas orgánicos, biológicos o cantidades menores de insecticidas químicos. En este contexto potencializan la acción de los insecticidas.

Los aleloquímicos se dividen de acuerdo a las ventajas que proporcionan al receptor o emisor.