Inicio » Tecnologías
Productos
Bioinsecticida MycotrolᴹᴿES

Bacterias y hongos entomopatógenos

Existe una larga lista de especies de hongos y bacterias que controlan insectos plagas. Bacillus thuringiensis es el microorganismo más conocido y de más trayectoria en aplicaciones agrícolas, mientras que especies de hongos como Entomophthora virulenta y Verticillium lecanii pertenecen a un grupo de productos comerciales más recientes pero de rápido crecimiento en los mercados internacionales, Bacillus thuringiensis destaca por su alto grado de toxicidad para los insectos por lo cual sus llamados cry genes que codifican delta-endotoxinas se han introducido en diversas plantas genéticamente modificadas. Las nuevas generaciones de productos biológicos a base de hongos entomopatógenos infectan los insectos sin la necesidad de que sean ingeridos como en el caso de Bacillus thuringiensis.

Microorganismos entomopatógenos sorprenden a los insectos con nuevas toxinas y maneras de atacar y matarlos mientras que los insectos adquieren resistencias o demuestran cambios en el comportamiento para evadir la acción letal. El resultado de esta carrera evolutiva es una gran variedad de cepas de hongos y bacterias con propiedades de control muy específicas. Por ejemplo, una especie de gallina ciega puede ser susceptible a un producto a base de nuestra cepa de Metarhizium anisopliae pero no se controla por ninguna de nuestras cepas de Beauveria bassiana. Para fines prácticos, primero se recomienda tratar de matar al insecto por medio de la aplicación de ambas especies de hongos. Después se determina cuáles esporas se forman en la cutícula del insecto:

a) Esporas blancas que pertenecen a Beauveria bassiana

b) Esporas verdes de Metarhizium anisopliae

Finalmente, se aplica el producto que dio el resultado deseado, en este ejemplo Metarhizium anisopliae.

Hasta la fecha, solamente para Bacillus thuringiensis se han reportado casos de resistencia provocados por el uso de bioinsecticidas. Esta es una razón importante por la cual los microorganismos entomopatógenos constituyen una alternativa viable para los insecticidas químicos. Su uso está creciendo rápidamente dado que los bioinsecticidas no dañan al agricultor, al consumidor o al medio ambiente.


Existe una larga lista de especies de hongos y bacterias que controlan insectos plagas. Un ejemplo es el producto Mycotrol a base del hongo Beauveria bassiana que se presenta en la sección de productos. Otros bioinsecticidas microbianos adicionales que surte nuestra empresa se mencionan a continuación.

Bacillus thuringiensis

Bacillus thuringiensis es una bacteria aeróbica y gram-positiva que produce endoesporas. Destaca por la producción de proteínas (delta-endotoxinas) que son letales para muchos lepidópteros, pero también para muchas especies de dípteros y coleópteros. Las toxinas están presentes como agregaciones cristalinas de proteínas que se vuelven solubles en el tracto digestivo de una larva que las ingieren. En este estado se insertan en las membranas del epitelio intestinal de la larva susceptible donde funcionan como poros. Las células del epitelio mueren por el efecto lítico de las proteínas lo que resulta en la muerte del insecto.

Se ha investigado una gran variedad de subespecies de Bacillus thuringiensis que controlan diferentes especies de insectos plaga. Varias cepas se han reproducido y comercializado a nivel industrial.

Beauveria bassiana

Beauveria bassiana es un hongo que causa una enfermedad conocida como la muscardina blanca del insecto (homópteros, hemípteros, thysanópteros y coleópteros). Las esporas del hongo que entran en contacto con la cutícula de un insecto susceptible germinan y forman un micelio que crece encima de la cutícula y penetra al interior del cuerpo del hospedero. El micelio se alimenta de todo el cuerpo del insecto, secándolo, produciendo toxinas y eventualmente matándolo. Así como muchas otras enfermedades bacterianas y virales de insectos, el hongo infecta por contacto y no es necesario que sea ingerido para causar la infección. Las funciones vitales del insecto, sus movimientos y su alimentación se detienen poco tiempo después de la infección. Al haber matado al insecto el micelio blanco del hongo aparece en las partes suaves de la cutícula, donde produce millones de nuevas esporas infectivas que son liberadas en el ambiente.

Metarhizium anisopliae

Metarhizium anisopliae, anteriormente también conocido como Entomophthora anisopliae, es un hongo que causa la muscardina verde de los insectos. El nombre de la enfermedad se debe a conidias verdes que forma en la cutícula del insecto infectado. Las conidias son esporas asexuales que germinan y penetran al insecto por los espiráculos y poros de los órganos de los sentidos del insecto. El hongo invade los tejidos del insecto y lo mata apoyado por toxinas proteicas. En muchas ocasiones la cutícula del insecto muerto adquiere un color rojizo. En caso de que haya suficiente humedad en el ambiente, el hongo forma un micelio blanco que cubre el insecto. Poco después el micelio empieza a producir las conidias verdes.

Entomophthora virulenta

Durante la fermentación, Entomophthora virulenta produce esporas, micelio y metabolitos secundarios (azoxybenzoides) con propiedades de insecticida sobre hemípteros, homópteros y thysanópteros. El hongo infecta al insecto directamente por la cutícula y coloniza el interior del cuerpo, liquificando sus tejidos. El insecto muere por la colonización de sus tejidos y por la ingestión de las toxinas que se activan en el ambiente alcalino del tracto intestinal. Después, los conidióforos generalmente emergen por la región dorsal y lateral del insecto y el insecto normalmente pierde color y puede tener la apariencia de haberse quemado. La micosis causada por Entomophthora virulenta es una de las enfermedades

Verticillium lecanii

Verticillium lecanii produce toxinas que actúan sobre huevos, ninfas y adultos de homópteros, hemípteros y thysanópteros. El hongo penetra por la cutícula del insecto y su micelio coloniza el interior del cuerpo. Inicialmente, el insecto demuestra un comportamiento de intranquilidad, deja de alimentarse y se mueve de forma descoordinada. Tiene la tendencia de moverse a puntos altos de la planta y si puede trata de volar para retirarse. Finalmente, cuando los nutrientes del hospedero se terminan, el hongo forma una capa de micelio en el exterior del insecto que queda momificado.

Nota: Recientemente, los taxónomos cambiaron el nombre de Verticillium lecanii a Lecanicillium muscarium. Por el momento, nuestra empresa sigue usando el nombre antiguo.